Sacro Imperio Eidénico (Geografía)

Geografía

El S.I.E cubre en su territorio casi la mitad del continente de Eidem, desde las tierras septentrionales de la cordillera Krimeica hasta las llanuras de Kriss, más el pequeño archipiélago de Accania. Así pues, este se ha consolidado como una de las mayores potencias conocidas con una capacidad militar como nunca ha conocido el hombre.



El Sacro Imperio Edénico esta constituido por 9 provincias, abarcando multitud de climas y paisajes.





TIRIA


Tiria es el centro político e industrial de todo el Imperio. La provincia no es rica en agricultura o ganadería, sobretodo teniendo en cuenta que parte del sur comprende el norte del desierto de Atler; pero teniendo en cuenta que es ahí donde se instauró la capital esto a promovido a que la inmigración de gente de otras provincias así como la actividad económica y comercial, y si además le sumamos que se haya como punto de inflexión de muchas rutas comerciales que representa, ha promovido la creación de multitud de núcleos urbanos así como la transformación del paisaje mediante el regadío, gracias a la generosidad del rió que atraviesa la capital, el Tir (que da nombre a la misma), uno de los mas caudalosos y largos del continente, dando origen al cultivo de cereal y viñedos. Estos últimos han sabido darle una merecida reputación a los vinos del norte de la provincia.

Así como las vastas llanuras que bordean el río Tir la población es más bien escasa, la ciudad es la más poblada de cuantas se conocen, con una población aproximada de 1.000.000 habitantes. La ciudad esta salpicada de grandes fuentes y monumentos que los diversos emperadores han ido dejando ahí para la posteridad y para la memoria hacia si de sus ciudadanos. La ciudad soportó un terremoto en el 400, tras lo cual fue casi reconstruida por completo. Debido a su inmensa población y a que está construida en los cañones que forma el río Tir a su paso, el ambiente de la ciudad, dividida en sectores, en agobiante y claustrofóbico. Un auténtico hervidero de gente que según sus habitantes tiene su encanto. Destaca la Plaza de los Ángeles, en el centro de la ciudad, donde se encuentran el Palacio Imperial, residencia del emperador, y el Palacio de las Luces con su impresionante catedral, centro de la Santa Orden; rodeada por dos columnatas gemelas con sus frisos evocando las grandes gestas del Imperio, y en el centro la gran fuente que da su nombre a la plaza.

Entradas populares de este blog

LA GUERRA SIN NOMBRE