28/1/09

Tribus Confederadas de Kresaar (I)

Voy a volver con una sana costumbre que con la cantidad de trabajo había perdido y es la de hacer breves resúmenes sobre la geografía de Ediem. Ya hablé del Imperio, así que sería conveniente hablar un poco de la otra gran potencia del continente. Kresaar


Historia y política

Después del tratado de Nara, que puso fin a la Guerra de las Lágrimas, la Corona de Galdabia, regida por los dragones, renunció a sus tierras más allá de las montañas de la cordillera Kriméica y de los bosques de Roänia. De esta forma perdían más de la mitad del continente que habían dominado durante generaciones. Pero aun en las tierras que les pertenecían las luchas internas por el poder y la insumisión de varias regiones, dando paso a pequeñas guerras locales, provocó la caída de la antigua corona que había sobrevivido 4000 años. Así, en el año 138 solo quedaba como vestigio de aquella gran época, las llanuras de Solánica y su capital, Estash.

Pero en el año 343, debido a la presión que suponía el nuevo imperio que nacía en las tierras del sur y a unas hábiles gestiones diplomáticas por parte del consejo de los dragones, se empezó a formar una alianza con las tribus del norte para su defensa común frente al enemigo del suroeste. De esta forma se fue configurando lo que, en el 401, se convertiría en las Tribus Confederadas de Kresaar.

Hoy en día Kresaar se ha convertido en una poderosa nación, capaz de plantar cara al poderoso imperio. Pese a no tener el esplendor de la antigua Galdabia, Kresaar es la sucesora de ésta y aspira a recuperar su antiguo poder y hegemonía.

Cualquier decisión que se lleva a cabo en Kresaar, debe ser primero aprobada por el consejo de dragones de Estash, del cual, el representante electo de entre ellos, es el regidor del país. Aunque cada tribu tiene sus propias señas de identidad, y en la mayoría de los casos, su propia lengua y legislación, está gobernada por un dragón, que es el que responde ante el consejo.

En la mayoría de los casos, y aun la diversidad de sus legislaciones, suele ser un sistema feudal el que rige las comarcas que están bajo el control de un dragón. Y es a este cargo, el de señor feudal, al máximo al que puede aspirar una raza no draconil. Como excepción cabe destacar a los Caballeros Dragón, aquellos que por méritos propios se le concede el título no hereditario de dragón. Contadas personas son las que alcanzan este estatus, pero las que lo logran son consideradas héroes para su patria y paladines de Alma.