20/11/09

Las Razas de Eidem

Diversas y variadas son las razas que pueblan el continente de Eidem. Desde los versátiles humanos que pueblan todas las tierras del oeste hasta los misteriosos kitsunes, habitantes del lejano oriente. Todas ellas, a lo largo de la historia, han aportado su causa y carácter a la forja del continente que hoy en día se conoce como Eidem.

Pese a su marcado carácter, la complejidad de cada uno de sus miembros, hace difícil juzgar a cada raza por una norma o patrón. Lo que se expone a continuación no es más que una guía que sirve para aquel que visita por primera vez Eidem y quiere hacerse una idea de cómo y quienes son los que allí viven y no pretende prejuzgar ni simplificar a ninguno de ellos.


HUMANO


Antes de la Guerra de las Lágrimas, los humanos representaban una comunidad muy pequeña, debido a la terrible opresión que recibían por parte de los dragones. Fueron ellos los que iniciaron la guerra y una pieza clave de la historia actual. Han sabido adaptarse a cualquier entorno y han crecido hasta convertirse en una de las razas dominantes, dando lugar a grandes países e imperios que han hecho sombra a los demás.

Personalidad: Suelen ser gente de carácter abierto a los cambios, de afán ambicioso, decidido y emprendedor. Su talento para evolucionar, así como su capacidad creativa son envidiables, habiendo sido capaces de concebir grandes ingenios mecánicos y formar grandes ciudades.

Descripción física: Un humano viene a medir entre 1:55 y 1:90, con un peso medio y complexión normal. Aunque son originarios de las llanuras altas del Tïhr y la costa oriental del mar de Gaena hay que tener en cuenta su adaptación a varios entornos y mestizajes, dando lugar a diversas etnias de muy distinto aspecto. Su cabello suele oscilar entre el negro y el rubio, pasando por los cobrizos. Sus ojos suelen ser marrones, azules o verdes y su tono de piel va desde tonos terrosos hasta cetrinos y rosados, dependiendo el clima. Su esperanza de vida no es excesivamente larga, unos 75 años, y su mayoría de edad es a los 16.

Relaciones: Cualquier tipo de relación de enemistad o de empatía con los miembros de otras razas es meramente puntual, y aunque no suelen ser muy respetuosos con ellas, tampoco son muy recelosos de ellas.

Países: Componen casi todos los puestos de responsabilidad del Sacro Imperio Eidénico, considerando a este como la bandera insignia de esta raza. Aún ello, los humanos son muy influyentes también sobre los Pequeños Reinos.

Lenguas: El idioma originario de los humanos es el Tírico, nacido en las tierras altas del río Tir. Es el idioma adoptado por el Imperio como oficial, por lo que, junto a la expansión de éste, a provocado que se convierta en una de las lenguas más habladas.

Nombres: Debido a su rápida expansión y diversificación así como su increíble capacidad para mezclar su sangre con la de otras razas, los humanos han creado muy diversas culturas a lo largo del continente de Eidem. Esto a derivado a que, aunque la estructura de sus nombre es rígida (nombre + apellido del padre), la cantidad de nombre humanos sea incalculable y muy diversa, llegando incluso a adaptar nombres de otras razas.


ALBÊN DOALFAR


Habitantes de las llanuras meridionales del este de la cordillera Krimeica, los altos elfos han sido siempre grandes aliados de los dragones desde tiempos inmemoriales.

Personalidad: Es muy difícil ver a un doalfar exaltado por algo, y si es así, será por un motivo muy grave. Suelen ser muy pacíficos y tranquilos, grandes espectadores del pasar del tiempo, en el que cualquier problema no necesita la solución más rápida, sino la mejor. Suelen ser muy reacios a los cambios y rara vez salen de sus tierras, ya que para ellos, poco tiene el resto del mundo que ofrecerles.

Descripción física: De piel pálida y cabellos castaños u oscuros que resalta la claridad de sus ojos azules o verdes, los doalfar suelen medir entre 1:65 y 1:95 y son de complexión delgada. Lo que más destaca de su apariencia son sus orejas puntiagudas y su porte altivo. Su esperanza de vida llega a los 200 años, siendo una de las razas más longevas que se conocen. Cumple la mayoría de edad a los 30 años.

Relaciones: Su relación con los Kitsune no se puede considerar como brillante precisamente, ya que estos últimos invadieron territorios que habían sido Elvaan desde hace siglos en el este del continente, cosa que desembocó en varias guerras territoriales que perdieron. Desde entonces el recelo hacia a estos es generalizado. Tampoco se suelen llevar bien con los Delven, ya que los consideran traidores por no ponerse de parte de los dragones durante la guerra. De todas formas, los Elvaan no son precisamente los alben más sociables, debido a su carácter altivo, que les lleva en muchas ocasiones a despreciar a los demás.

Países: Dominan prácticamente las tierras llanas del sur de la República de Kresaar (Alto y Bajo Solánica). Nunca llegaron a constituir un reino independiente, pero este territorio supone el corazón de Kresaar. Está dividido en ducados y marquesados, en un estricto sistema de feudos y títulos nobiliarios dependientes del gobierno de la capital Esthas.

Lenguas: El idioma oficial de Kresaar nació entre esas llanuras. De esta forma, el doalí, se ha extendido bastante por las tierras del este del continente.

Nombres: Los doalfar se estructuran en estrictos clanes familiares, y rara es la ocasión en la que un miembro de otra raza mezcla su sangre con la suya. De esta forma, los nombres y apellidos doalfar se han mantenido casi intactos desde generaciones inmemoriales. Su nombre suele estar compuesto por un nombre, generalmente algo largo y de dos apellidos, uno corto, monosilábico, proveniente del apellido de la madre, y uno más largo, que es el familiar, provinente del padre.


ALBÊN DELVEN


Esta etnia, a diferencia de los doalfar, se reveló contra los dragones. Actualmente son uno de los mejores aliados del imperio contra los dragones, cansados de la servidumbre a la que estuvieron sometidos y que los otros albeen no se dieron cuenta.

Personalidad: Pese a que en muchos lugares se les consideren traicioneros y sombríos, nada más lejos de la realidad. Si bien suelen ser desconfiados y aficionados a la soledad, los Delven destacan por su inamovible sentido del honor, que saben cumplir hasta el último extremo. Es difícil ganarse su respeto y amistad, pero si lo haces, un Delven será el mejor aliado que uno pudiera desear.

Descripción física: Su estatura esta comprendida entre 1:60 y 1:90m y su complexión, aunque también esbelta, es ligeramente más robusta que la de los Elvaan. Sus ojos también son claros, pero su piel es oscura y sus cabellos pálidos, entre rubio y albino. Como cualquier Albeen, su principal característica es la de sus orejas puntiagudas. Pese a que su ciclo vital es más corto que el de sus primos, llegan a vivir hasta 170 años. La mayoría de edad es a los 25.

Relaciones:Debido a sus diferentes puntos de vista, el paso del tiempo no ha podido suavizar las asperezas con los Doalfar, con los que se profesan un odio mutuo. No es el mismo caso que el de los Elnords, ya que consideran que su casi extinción por el imperio supuso un castigo excesivo.

Países: Los Delven llegaron a constituir un gran reino en las tierras fértiles al oeste de las montañas, resguardadas del desierto de Atler, llamado Ilnoa. Este reino, Ilnoa, sufrió una gran invasión desde las islas de Kurisai, que posteriormente fue repelida por Tiria. A partir de este momento, Ilnoa paso a ser, junto a Arqueis y Tiria, enlazando al sangre de su familia real a la de Tíria, uno de los tres países fundadores del Imperio, siendo abolido en parte el sistema feudal que aun por hay sobrevive a duras penas, ya que la nobleza fue sustituida por terratenientes.

Lenguas: Aun hoy perdura en armonía con el Tírico en las tierras más al sur de Ilnoa el Dohaï. Se va enseñando de padres a hijos, y muchos son los lugares donde el idioma imperial apenas se habla.

Nombres: Su estructura es idéntica a la de los doalfar, con un nombre corto como excepción, generalmente bisilábico, y un apellido corto proveniente de la madre y otro largo del padre. Pero su mayor expansión y la incursión de mawlers y humanos en sus territorios ha provocado que sufran un cierto mestizaje de los nombres.


MAWLER


Los Mawler son una raza descendiente de una de las tribus de las regiones altas de Kresaar, que fueron emigrando hasta extenderse por gran parte de la geografía del continente de Eidem, demostrando una gran capacidad para extenderse y adaptarse a casi cualquier clima o sociedad. Capacidad de adaptación solo comparable a la humana, por lo que no es de extrañar que sea una de las razas más comunes junto a éstos en el continente del norte.

Personalidad: Esta raza felina se caracteriza por una de sus mayores virtudes y, a la vez, más grandes defectos, su extrema curiosidad. Esta curiosidad es el sentimiento que les movió a abandonar sus acogedores valles de la cordillera Krimeica, y que se fueran extendiendo paulatinamente. Si algo también les caracteriza es su recelo y apego por sus cosas, algo que hace que ganar su amistad, sea tarea ardua a veces. Les gusta sentirse autosuficientes, aunque no sean personas solitarias.

Descripción física: Su estatura viene a estar comprendida entre 1.50 y 1.80m y suelen ser de complexión atlética. Destacan sus pupilas rasgadas, sus orejas puntiagudas y su cola, dándoles un inconfundible aspecto gatuno. Provienen de los valles costeros de la cordillera Krimeica, y se han ido extendiendo por toda la costa, hasta las tierras bajas del mar de Gaena. Su cabello es anaranjado, azul o negro y sus ojos suelen ser dorados, azules o verdes y su tono de piel es rosada pálida. Existen también algunas poblaciones al sur, en las tierras de Ilnoa, en el que se fueron mezclando con los Doalfaar, por lo que su piel es oscura y sus cabellos rubios, albinos o azules; además de contar con un aspecto más estilizado. Llegan a vivir hasta los 60 años, nada más, siendo una de las razas más jóvenes. Su mayoría de edad es apenas a los 16 años.

Relaciones: Desde que los mawlers solamente ocupaban las tierras alpinas, siempre han contado con una gran rivalidad con sus vecinos y familiares del norte, los Kitani. Para los mawler, los kitani no son más que unos primos lejanos que no han sabido adaptarse a las vicisitudes del mundo moderno y que viven arraigados viejas costumbres ya extintas.

Países: El único país mawler del que se tiene noticias fue Krimeís. Estaba formado por diez tribus que se regían bajo un consejo de sabios, siguiendo un estilo de vida ganadero y guerrero. Tras una dura campaña, Krimeis fue anexionado al imperio y hoy por hoy, aunque no ha perdido sus señas de identidad, es una sombra de la nación guerrera que fue antaño.

Lenguas: En Krimeis se hablaba antiguamente el Nyan, pero con su anexión al imperio y la imposición del Tíhrico como idioma oficial se fue perdiendo gradualmente. De todas formas, en la actualidad perdura de padres a hijos y sobrevive a duras penas en algunos poblados muy alejados del brazo imperial.

Nombres: Sus nombre rara vez superan las 3 sílabas, que suelen ser muy melódicas y silbantes. Como herencia de la sociedad matriarcal que gozaba el antiguo Krimeís, ya desde la época de los dragones, los mawler heredan el apellido de la madre en vez del apellido el padre, como hacen los humanos. Al igual que éstos, los mawler también han sufrido la adaptación cultural de una rápida expansión en la tradición de sus nombres.


KITSUNE


Originarios de las islas del archipiélago de Shigei (o Kurisai), al este de Eidem, han llegado a extenderse por las tierras orientales de Kresaar, a las que ellos llaman Nishikan. Su mayor logro fue el desarrollo de la invocación, cuando aun el resto de las razas trataban de comprender el secreto de la magia.

Personalidad: Extremadamente amables y respetuosos, se rigen por un gran código de respeto hacia los ancianos y los sabios. Nunca darán un no por respuesta, pero una afirmación tampoco significa que siempre vayan a estar de acuerdo. Simplemente no te negarán algo que pueda contrariar tu opinión por educación.

Descripción física: De entre 1’40 y 1’70m suele ser su altura habitual. De complexión delgada y rara vez musculada, poseen unas largas orejas y cola de zorro, normalmente de pelaje gris, rojizo o blanco (este último es muy extraño). Rara vez se verá a un kitsune cuyo pelo no sea negro, aunque siempre suelen tener mechas del color de su pelaje, y que sus ojos no sean oscuros. Sus facciones suelen ser finas y delicadas, casi carentes de vello facial, de piel muy blanquecina y ojos rasgados.

Relaciones: Su extremada amabilidad y educación les lleva a no manifestar abiertamente cualquier enemistad o desagrado. Pese a que los doalfar no suelen tenerlos en muy aprecio, rara vez un kitsune los despreciará.

Países: En el archipiélago de Shigei fundaron el Imperio de Kurisai. También se extendieron por la región de Est-lar, en Kresaar, tras la colonización posterior a las guerras entre Kresaar y Kurisai.

Lenguas: Su idioma es el Kuraigo, lengua oficial de Kurisai, compuesta por una compleja escritura segmentada, muy parecida al antiguo Rúnico, hablado por los dragones. También suelen dominar el doalí, aunque con un característico acento en el que las “erres” son muy suaves.

Nombres: A diferencia del resto, es tradición en los Kitsunes que el apellido vaya delante del nombre, que es heredado del padre. Para ellos, el apellido es algo muy importante, ya que representa tanto a si mismos, como a su familia y antepasados, a los que rinden culto.


C'KINOX


Habitantes de las regiones más frías del norte de Kresaar, esta raza de aspecto lobuno destaca por su fiereza en combate y destreza en la caza. Se rigen por un sistema muy estricto de tribus. Amantes de la naturaleza, los Kcinox odian el ambiente de las ciudades y grandes urbes.

Personalidad: Altivos y siempre dispuestos para la batalla. Criaturas que aman la tierra que pisan, pero que son capaces de cometer las más violentas luchas en su nombre. El honor de la batalla es su bien más preciado.

Descripción física: Impresionantes criaturas que llegan a medir hasta 2’40m de estatura de espaldas anchas y aspecto lobuno. Un tupido pelaje cubre todo su cuerpo les protege del frío. Destacan sus afiladas fauces. Aunque para las otras razas no haya mucha diferencia, la verdad es que existen varias etnias de Kcinox, que depende principalmente de la familia o tribu a la que pertenecen. La principal diferencia radica en la forma y colores de su pelaje. Llegan a vivir hasta 120 años.

Relaciones: Su comportamiento con las otras razas del continente no es de desprecio, pero si que su orgullo hace que las suelan infravalorar.

Países: No conforman ninguna nación. La tierra de la que son originarios, al norte de Kresaar, al este de la región de Kinara, conocida como Noraik-Ard conforma una de las tribus de Kresaar, aunque el poder central de Estash no tenga poder ninguno sobre sus gentes. Poseen su propia estructura de gobierno, regida por sistema muy estricto de tribus. A la cabeza de la cual se haya un canciller.

Lenguas: Arkest es el nombre de complicado idioma que utilizan. Carente de cualquier hermandad o similitud con el resto de los hablados en el continente, está plagado de consonantes sonoras y una gramática muy elemental.

Nombres: Como apellido usan el de la aldea o poblado al que pertenecen. Sus nombres suelen ser largos y complejos, plagados de consonantes. A los desconocedores del Arkest resulta una pesadilla conseguir leerlos con corrección