Sacro Imperio Eidénico (Geografía III)

Puetos a seguir con las provincias del Imperio, me parece interesante contar algo de Krimeís, lugar donde nació Adriem, el protagonista de la novela.


Krimeís

Era un antiguo país enmarcado en las zonas más altas de la cordillera Krimeica, bañado por el frió mar del oeste, que antiguamente estaba dividido en 10 clanes, cada uno con su territorio, pero bajo el gobierno de una misma corona. No fue hasta el 399, tras una dura contienda que duró casi 100 años, que el Imperio no consiguió tomar estas tierras afamadas por el ímpetu guerrero de sus gentes y de su gran identidad nacional. Puerto Victoria, su capital, era un pequeño puerto pesquero enmarcado en una gran bahía, hasta que después de la conquista imperial fue refundada como capital de la nueva provincia que se había constituido. Las casas de madera de roble o nogal y piedra se amontonan como un mosaico entre prados y cuestas salpicadas siempre por el olor salado del mar. Los tejados de teja y pizarra, la bondad y sencillez de sus gentes, la convierten en un bello cuadro, apuntalado por los mástiles de los múltiples barcos que atracan o construyen en sus muelles, protegidos de la fiereza del mar. Los balcones y miradores abren una tímida ventana a la intimidad y al calor de los hogares, desde las húmedas y retorcidas calles adoquinadas.

Entradas populares de este blog

LA GUERRA SIN NOMBRE